sábado, octubre 19, 2019
[Total:2    Promedio:5/5]

El Virus de la Inmunodeficiencia Felina (VIF) es un virus similar al de la Leucemia Felina. Afecta directamente al funcionamiento del sistema inmunológico del gato. Popularmente, se lo conoce como el Sida Felino y es una enfermedad infecciosa y crónica, relativamente frecuente entre los gatos domésticos. Sobre todo entre aquellos que tienen acceso al exterior.

La diferencia entre el Virus de la Inmunodeficiencia Felina y la Leucemia felina es: el VIF no es un retrovirus, sino un lentivirus, del tipo de los que causan la neumonía progresiva de las ovejas, la anemia infecciosa de los caballos, la artritis y encefalitis en las cabras y el SIDA en los humanos.

¿Cómo se transmite el Virus de la Inmunodeficiencia Felina?

La única forma conocida de contagio es la mordedura de un animal infectado a otro sano y, en unos pocos casos, la transfusión sanguínea.

El contacto no agresivo, casual, entre gatos que conviven en un mismo entorno, no es una vía de contagio.

Sin embargo, si tenemos en el hogar un gato infectado conviviendo con otros sanos, es recomendable que no compartan comederos, bebederos ni areneros. Esto es porque los gatos infectados por el Virus de la Inmunodeficiencia, particularmente aquellos con gingivoestomatitis, eliminan virus a través de la saliva, debido a las lesiones orales. Pueden llegar a ser fuente de infección por esta vía.

Aún así, hay que recordar que el virus de la inmunodeficiencia felina aguanta vivo muy poco tiempo fuera del hospedador.

Síntomas del Virus de la Inmunodeficiencia Felina

No hay una sintomatología clara para detectar el VIF. En realidad, este virus lo que hace es provocar una bajada de defensas en el gato y dejarlo indefenso ante la amenaza de virus y bacterias. Cualquier enfermedad puede asociarse al VIF. Es muy similar a lo que ocurre con el SIDA en los humanos.

De todas formas, algunos de los síntomas frecuentes son la fiebre, la pérdida de apetito y de peso, el deterioro del pelo, las infecciones de encías o las infecciones crónicas o recurrentes de la piel, del tracto urinario y del sistema respiratorio.

Algunos gatos infectados por el VIF presentan enfermedades recurrentes seguidas de periodos en los que parecen totalmente sanos. Hay que estar atentos y acudir enseguida al veterinario.

Contagio de gatos a personas

No. La probabilidad de contagio de gatos a personas es nula ya que se trata de un virus específico de felinos, que no se produce en humanos.

Prevenir el Virus de la Inmunodeficiencia en gatos

La única manera totalmente eficaz de prevenir el Virus de la Inmunodeficiencia felina es evitar el riesgo de contacto con otros gatos infectados.

Cuando esto no es posible, una buena manera de mantener al gato fuerte contra este virus es asegurándole una alimentación de calidad, un estilo de vida saludable y un entorno tranquilo y adaptado a sus necesidades.

¿Hay vacunas contra el VIF?

Actualmente no existe ninguna vacuna contra el virus del VIF disponible en Europa y efectiva para combatir la cepa europea de este virus.

Se han probado vacunas con virus inactivados en países como Nueva Zelanda, Japón, Australia y USA pero este tipo de vacunas no han sido testadas aún contra las cepas víricas de Europa y los pocos estudios realizados hasta el momento no demuestran una eficacia real.

En HuellaCanina.com aconsejamos entre otras cosas el uso de piensos adecuados y de calidad y ricos en nutrientes.

Tags: , , , , ,
   

También puede interesarte...


A continuación puedes pedirnos más información o por teléfono al 964 63 95 13