diciembre 11, 2019
[Total:2    Promedio:5/5]

Toxoplasmosis en gatos. La toxoplasmosis es una zoonosis (enfermedad transmitida de animales a personas) muy común causada por el parásito Toxoplasma gondi.

En personas con un sistema inmune sano, suele ser una enfermedad asintomática o con síntomas parecidos a los de una gripe. Mucha gente ni siquiera llega a saber que la ha contraído.

Sin embargo, en personas inmunodeprimidas, niños, ancianos y embarazadas, las consecuencias pueden ser más graves.

La toxoplasmosis se contagia por vía intraplacentaria durante el embarazo, por lo que el riesgo para el feto es alto. Por lo tanto, si la embarazada se infecta con el parásito, transmite el parásito al feto.

Transmisión de la toxoplasmosis en gatos.

Esta zoonosis parasitaria está presente en mamíferos (incluyendo las personas) y aves. El gato y algunos felinos son lo que se denominan hospedadores definitivos. Pueden contagiar la enfermedad.

Un hospedador definitivo es aquel animal en el organismo del cual un parásito alcanza su madurez y se reproduce.

Los gatos se infectan al entrar en contacto con heces contagiadas de otros gatos o al ingerir pequeñas presas como ratones que pueden estar infestadas. Los huevos llegan al intestino, se reproducen y forman nuevos huevos llamados ooquistes, que se eliminan mediante la defecación.

La eliminación de ooquistes por un gato parasitado dura de 15 a 20 días (período en el que puede transmitir la enfermedad). Durante este periodo el gato va formando anticuerpos que llegan a controlar la enfermedad y se suspende la eliminación de huevos. Pasado ese período el felino ya no puede transmitir la enfermedad y ya no es un riesgo para las personas.

Las vías de contagio para las personas son:

  • Contacto con las heces de un gato infectado, ya que éstas pueden contener huevos del parásito.
  • Ingesta de carne cruda que contenga el parásito.
  • Ingesta de frutas y verduras mal lavadas, ya que el toxoplasma gondi puede estar presente en los restos de tierra.

El contagio de persona a persona es imposible.

Toxoplasmosis en gatos y riesgo durante el embarazo.

Haber contraído el parásito antes del embarazo no supone ningún riesgo para el feto.

Durante las primeras etapas del embarazo, la infección por toxoplasmosis implica un riesgo leve porque el porcentaje de transmisión fetal es bajo: menos del 6%. Sin embargo, durante el tercer trimestre de gestación ese porcentaje aumenta entre el 60% y el 80%.

Posibles complicaciones de un feto infectado:

  • Hidrocefalia
  • Microcefalia
  • Calcificaciones intracraneales
  • Retinocoroiditis
  • Estrabismo
  • Ceguera
  • Epilepsia,
  • Retrasos en el sistema psicomotor
  • Retrasos en el desarrollo psíquico
  • Anemia
  • Trombocitopenia

La lactancia no es una vía de contagio.

Convivencia entre embarazadas y gatos

La toxoplasmosis es una enfermedad de riesgo para las embarazadas, pero no por ello éstas deben dejar de convivir con sus gatos. Mediante la aplicación de medidas higiénicas de prevención, cualquier embarazada puede tener contacto con gatos sin riesgo para su salud y la de su bebé.

Medidas de prevención básicas:

  • No alimentar al gato con carnes crudas o vísceras sin previa cocción (el parásito muere a los 72 grados).
  • Evitar todo contacto directo con las heces del gato o utilizar guantes de goma aislantes.
  • Mantener la pauta de desparasitación interna del gato al día.

En HuellaCanina.com disponemos de antiparasitarios internos para que la convivencia con tus mascotas sea la óptima.

Tags: , , , , , ,
   

También puede interesarte...


A continuación puedes pedirnos más información o por teléfono al 964 63 95 13