[Total:9    Promedio:2.7/5]

Para muchos animales los baños son aterradores, por lo que necesitamos conocer algunos trucos para que bañar al perro se convierta en una buena y divertida experiencia.

Como todo animal, los perros intentan lavarse ellos mismos pero esto no es suficiente, así que tendrás que ayudarle en su aseo.

Como norma general, un baño al mes sería suficiente, pero la frecuencia de los mismos dependerá de muchos factores: si la mascota pasa mucho tiempo en el exterior, o si tiene problemas de piel, o incluso el tamaño, la raza y el pelaje.

Antes de empezar:

  • Coloca a tu perro dentro de la bañera vacía y háblale en tono amable y acaríciale antes de empezar con el agua. Puedes también utilizar un juguete o un premio para que asocie el baño con estímulos positivos. Nunca tengas prisa y espera a que esté calmado.
  • Si es un cachorro, no es recomendable bañarlo hasta que no haya cumplido las 5 semanas.
  • No bañar al perro con la misma frecuencia con la que nos bañamos los humanos. El cepillado ayudará a mantenerlo limpio y es bueno para su piel.

No bañes a tu perro en el exterior si hace frío porque podría enfermar. Sobre todo si es un perro de raza de pequeño tamaño. Si el clima es cálido podrás hacerlo.

El baño:

  1. La preparación. Empieza dándole a tu perro un buen cepillado para eliminar el pelo muerto y los nudos. Luego, mételo en la bañera con agua tibia y termina de mojarlo con el cabezal de la ducha. Ten especial cuidado con la temperatura del agua; los perros son sensibles al agua caliente, por lo que es aconsejable el uso de agua tibia.
  2. El champú. Intenta evitar echarle agua directamente en los oídos, ojos o nariz. Cuando le pongas el champú, masajea suavemente pero a conciencia desde la cabeza hasta la cola, aclara y repite si fuera necesario. A la hora de elegir el champú, es mejor usar un champú formulado para mascotas; los de las personas no son tóxicos pero por sus fragancias pueden irritarle la piel.
  3. Protege sus ojos y sus oídos. Puedes usar un cabezal de ducha que tenga la manguera larga para así controlar el flujo de agua durante el enjuague. Los champús y los jabones pueden irritar los ojos del perro, así que ten especial cuidado. Protege los oídos del can colocándole una gran bola de algodón en cada uno de ellos hasta que acabes de bañarlo.
  4. Estimúlalo positivamente. Háblale de forma cariñosa, acaríciale y dale premios para que tu perro siempre asocie el baño con algo positivo y el aseo pase a ser una estupenda experiencia.
  5. El secado. Para secarlo, frótalo con una toalla (hay razas que por sus pliegues o características de la piel, necesitan un cuidado especial). Elimina toda la suciedad; limpia los pliegues de su piel con algodón húmedo y asegúrate de secar completamente esa zona para evitar irritación o infección causadas por la suciedad y las bacterias.

En HuellaCanina.com aconsejamos una buena higiene del perro, para lo que disponemos de una ámplia gama de champús que se adaptan a las diferentes características y necesidades del can. Pincha aquí.

Tags: , , , , ,
   

También puede interesarte...


A continuación puedes pedirnos más información o por teléfono al 964 63 95 13